Fotografía de estudio vs fotografía al aire libre

La disyuntiva de un fotógrafo profesional se centra principalmente en la elección del entorno ideal para la realización de un trabajo que agrade al cliente. Los establecimientos varían y la composición siempre está ligada a la unión de los elementos existentes en el plano detrás del modelo por lo cual es de suma importancia encontrar el área ideal para el desarrollo del trabajo fotográfico. 

La fotografía en aire libre tiene un punto a favor sobre la de estudio y es que esta refleja naturalidad, gracias a la luz solar la saturación de colores aumenta y de esta manera la armonía cromática es sin duda mucho mejor que la fabricada por la luz blanca o luz de estudio. A pesar de las distintas herramientas a utilizar en el estudio, los espacios libres permiten el mejor desenvolvimiento del modelo generando una foto atractiva al ojo humano. 

Fotografía en lugares cerrados

El trabajo en lugares cerrados mantiene el control sobre la escenografía, esto permite realizar la sesión pautada con total normalidad a diferencia del aire libre, el cual es incontrolable debido a sus constantes cambios climáticos que pueden retrasar y hasta suspender la cita pautada. 

La planificación es primordial en la fotografía, normalmente esto viene atado a la importancia de la luz en la foto. El sol juega un papel fundamental en este aspecto ya que este puede mejorar o perjudicar la imagen, es por esto que la mayoría de los fotógrafos planifican su agenda en función al mejoramiento lumínico de la imagen. 

Por el lado del modelo, la preferencia es clara por el estudio en su mayoría debido al desgaste presentado en el exterior por las condiciones climáticas, elementos utilizados en la imagen, entre otros aspectos. En cambio el ambiente cerrado ofrece más comodidades a este gracias a los equipos presentes en la sala, además de esto es el preferido por el cumplimiento de la sesión a cabalidad en este espacio. 

Los elementos en su entorno generan una fluidez mejor o peor en el modelo, si es al natural este se siente aún más cómodo por la cantidad de recursos visibles y con los cuales puede interactuar para hacer más dinámica y agradable la imagen. En un espacio cerrado los elementos son limitados y retienen más al cliente. 

La creatividad en la fotografía

La creatividad es un factor fundamental en el ambiente que se trabaje, con recursos limitados es crucial que el fotógrafo tenga la capacidad de exprimir las cualidades de su modelo para lograr una gran imagen. El fotógrafo tiene el mando y conocimiento necesario para sacar lo mejor del entorno en el que se encuentra.

La mejor forma de trabajar una fotografía es en el estudio,  es con la proporción de luz 60/40 para equilibrar la escala cromática y lograr el efecto requerido. En cuanto al exterior la mejor opción es utilizar el 50/50 gracias a la ventaja en iluminación que este posee sobre el estudio, en sí las dos alternativas presentan una ventaja notable pero ambas funcionan en su área y así obtener la mejor obra posible en el trabajo a realizar